miércoles, 20 de mayo de 2009

~La fe nunca se fue

Era algo que merecía la pena, de eso estoy completamente segura. Pero si os tuviera que decir qué era lo que valía tanto la pena, no sabría. Todavía hoy, después del tiempo, no sé qué era aquello por lo que me arriesgaría, por lo que me jugaría la vida, por lo que perdería todo lo que había conseguido hasta ese momento.

Pero estaba segura de que lo haría si fuera necesario. Y hubo un momento que me pareció necesario. Y, por supuesto, lo hice. Me arriesgué a perder todo y lo perdí. Quizá fue un error por mi parte, pero creo que tampoco me importa demasiado. Sabía que iba a llegar un momento en el que tendría que perder todo por lo que había luchado hasta ese momento por algo que ni siquiera sabía lo que era. No lo había visto nunca, pero sabía que existía. ¿Pruebas de que existiera? Ninguna, pero supongo que a eso se le llama FE.

Ni un solo día desde entonces me he arrepentido de tirarme de cabeza al vacío. Cuando caía pensé que lo haría, pero ahora comprendo que nunca lo haré. Porque la más difícil decisión puede ser signo de duda, angustia, tristeza, alivio, satisfacción, alegría... pero nunca, nunca, nunca de arrepentimiento. Porque nunca te podrás culpar de no haberlo intentado.

Es cierto. Nunca me culparé de no haberlo intentado. Nunca me culparé de no haber arriesgado todo por ESO, porque lo hice y jamás me arrepentiré.

No lo había visto nunca, pero sabía que existía. ¿Pruebas de que existiera? Ninguna, pero supongo que a eso se le llama FE.


Hay mucha gente que no tiene fe. Pero pienso que, sea en lo que sea, todo el mundo tiene fe. Fe incluso en lo que se podría considerar la mayor estupidez del mundo pero que no lo es. Fe en los sueños, en el amor... La fe es algo de cada uno. Tú no puedes obligar a alguien a creer.

Lo que si que me gustaría saber es cómo nace la fe...


SHURHA

1 comentario:

leda dijo...

Mi profesor de filosofía dice que debemos tener fe. Y debemos creer en ESO al cien por cien. Aunque nos puedan las dudas y los miedos, porque cuando nuestra vida acabe y descubramos si en lo que hemos creido es verdad o es mentira veremos que si hemos acertado, bien, perfecto; y si hemos fallado, habremos llevado nuestra vida por el camino más correcto.


Tengamos fe. :)

Un besazo!